Training

Autoeficacia, motivación y estrategias de fomento de la productividad para Smart Workers
Objetivos

Objetivos
Introducción

¿Por qué ‘auto’?

La pandemia de COVID19 no sólo nos ha mostrado la indiscutible importancia del smart  working y el teletrabajo para preservar los puestos de trabajo y mantener vivas las economías, sino que también ha dejado claro que cada uno de nosotros debe aprender (rápidamente) a confiar en sí mismo más que en los factores externos.

El objetivo de este módulo es llamar la atención sobre varios puntos importantes: autoeficacia, automotivación, concentración, productividad, y cómo podemos mejorar nuestras habilidades y aprender a caminar o jugar en el trabajo, que a veces puede ser desafiante, aburrido o extenuante, por nosotros mismos, sin factores externos de motivación y la presión inmediata de un entorno de trabajo tradicional.

Autoeficacia y motivación en los Marcos de la UE

La importancia de la autoeficacia y la capacidad para mantenerse motivado incluso en contextos adversos, concentrarse, establecer y alcanzar objetivos está ampliamente reconocido y es especialmente importante en entornos altamente emprendedores.

El Marco Europeo EntreComp enumera la autoeficacia y la motivación entre las 15 competencias principales del emprendimiento.

 

 

 La autoeficacia está enumerada en EntreComp bajo el área de recursos, en el hilo “cree en tu capacidad”, diferentes niveles de competencias.

 

 Consejo: hay módulos de formación SWIFT dedicados a ayudarte a tener un mejor conocimiento de los marcos de la UE.

Autoeficacia

¿Qué es la autoeficacia?

El concepto de autoeficacia no es nuevo, siendo propuesto por primera vez en 1977 por el profesor y psicólogo de Stanford, Albert Bandura. Él define la autoeficacia en su trabajo como ‘el conjunto de creencias de una persona que determinan su capacidad para ejecutar un plan de acción en situaciones futuras.’’

Más investigaciones muestran que la autoeficacia puede ser especialmente relevante en el contexto del smart working, que requiere un mayor nivel de autonomía laboral y un mayor comportamiento creativo, resistencia al estrés, y autodisciplina.

 

Ahora más que nunca, con todos los cambios del nuevo paradigma del trabajo, las personas necesitan ser capaces de hacer frente a  la incertidumbre, el estrés, fijar sus propios objetivos, automotivarse, tomar decisiones, aprender y adaptarse sobre la marcha.

Con un alto nivel de autoeficacia, las posibilidades de cumplir con los objetivos aumentan, así como la dificultad de los retos que te propones. En lugar de asustarte por las tareas difíciles, la falta de indicaciones y el feedback inmediato, aprendes a ver algo que quieres dominar en lugar de algo que quieres evitar.